Consejos para el buen uso del chupete

En ocasiones, algunos bebés sienten un fuerte deseo por succionar, ya que el efecto placentero que supone este acto reflejo los ayuda a relajarse y calmarse. Sin embargo, desde nuestra clínica dental en Prosperidad debemos afirmar que el uso del chupete conlleva una serie de ventajas y riesgos que, a la vez, debemos complementar con un buen uso del mismo.

Ventajas relacionadas con el uso del chupete

Como ya hemos mencionado, el chupete genera un efecto calmante en el bebé que, de este modo, también se siente más seguro y tranquilo, y lo ayuda a dormir plácidamente.

Asimismo, cuando succiona, las vías respiratorias están más despejadas, por lo que el riesgo de una muerte súbita se reduce.

Otra de las ventajas del chupete es que, en ocasiones traumáticas para el bebé, le ayuda positivamente a aliviar las molestias que estas le ocasionen. Hablamos de cuando se tienen que someter a alguna prueba médica o cuando nacen los primeros dientes.

Finalmente, en ocasiones, si el bebé no usa un chupete puede acabar succionándose el pulgar. Se trata de un hábito mucho más perjudicial que el uso de este dispositivo; no solo por el hecho de que la presión que se ejerce sobre el paladar y los dientes es mucho mayor, sino porque puede ser el inicio de una serie de malformaciones dentales. Si bien intentar retirar el hábito de succionarse el pulgar puede ser extremadamente complicado, es mucho más fácil cuando se trata de un chupete.

Algunos inconvenientes…

Un uso del chupete que se prolongue más allá de los 3 años del bebé puede ocasionarle malformaciones tanto en el paladar como en los dientes e incluso retrasar el correcto desarrollo del habla.

Además, introducirlo antes de instaurar la lactancia materna puede ser perjudicial por el hecho de que puede ocasionar confusión en el bebé: succionará el pezón como si fuera un chupete y es probable que se produzcan gritas en este y pierda la habilidad de engancharse correctamente al pecho.

Hacer un buen uso

Si acudes a nuestro dentista en Prosperidad en busca de consejo para el buen uso del chupete, estas son algunas de las recomendaciones que vamos a hacerte:

  • Al igual que hacemos con nuestro cepillo de dientes cada tres meses, es aconsejable que sustituyas el chupete cada uno o dos meses para ir adaptándolo al crecimiento del bebé y para desecharlo inmediatamente en caso de deterioro.
  • El uso continuado de un chupete pasa por la acción de lavarlo o esterilizarlo frecuentemente, especialmente antes del primer uso y cada vez que caiga al suelo.
  • Procura no usar el chupete con sustancias dulces, ya que el contacto permanente con los dientes puede ocasionar la aparición de caries.
  • Evita el uso de cintas o cordones de sujeción del chupete, y opta por el uso de cadenas correctamente homologadas.

Aunque usar un chupete no es del todo necesario ni tampoco obligatorio, puede ser un objeto muy útil para el bienestar del bebé. Si tienes dudas al respecto, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

¡PIDE TU CITA ONLINE!
1ª Visita GRATUITA

*Te confirmaremos la cita enseguida.
SOLICITAR CITA GRATUITA
O llámanos al teléfono 914 158 197